Cuando vivir el arte encuentra su nombre y lugar.

“Creo que la mayor satisfacción es que todo esto pase en lo que hubiera sido el living de mi casa. Mi cocina se transforma cada fin de semana en un camarín de los más variados artistas y con todos y cada uno de ellos compartimos vinos, abrazos, charlas, experiencias y muchas ganas de vivir con arte, por el arte y para el arte”.

Aquí en Patagonia Marcelo Vázquez  -Elo- es el responsable de dirigir Kultural5. Un sitio totalmente independiente que poco a poco se ha ido transformando en un lugar destinado a mostrar  diversas propuestas artísticas, es una excusa para encontrarse y disfrutar, es un lugar donde se genera junto con la cultura el gusto de expresarse, de compartir porque  sucede y nada más. 

Morrison
Morrison

“En  principio nació con la necesidad de tener un espacio donde dar mi taller de teatro y sólo eso, ya que el lugar es muy pequeño (10×4 mts), después me empezaron a llegar propuestas para mostrar diferentes cuestiones artísticas y fue así que se generó el primer show, en donde buscaba reunir los fondos para comprar sillas. Creo que era octubre del año 2007.  Morrison show a por las sillas. Ese fue el primer evento que se realizó en el kultural5 y desde entonces no pararon las actividades”.

Desde ese entonces y hasta la fecha kultural5 ha contado con la participación de  artistas de diferentes latitudes, por ejemplo han venido del El Bolsón (títeres y teatro), Córdoba (taller de improvisación), Rosario (teatro), La Plata (músicos), gente de Esquel y hasta un par de estadounidenses que hicieron “ruidísmo”. También pasaron artistas comodorenses que se encuentran viviendo en lugares como Canadá, España y Brasil.

Las instalaciones están disponibles para que cada talleristas  pueda  organizar sus propuestas. Desde sus comienzos ya se han dictado talleres de títeres, construcción y manejo de devil stik, malabares, escultura, foto estenopeica, canto, payaso, teatro, impro, historieta, taller literario, didjeridoo, yoga entre otras actividades ; además cada una de estas actividades se solventan los gastos y funcionamiento. Los talleristas no deben pagar nada por el lugar.  

-ASD: Desde tu trabajo en Kultural 5, ¿Cuál sería la relación que tiene Comodoro con la cultura o los artistas de la zona?

-Marcelo Vázquez: Comodoro como ciudad minera petrolera es durísima para el artista local (“si no es de Bs As es de cuarta”) el común de la gente paga fortunas para ver desagradables “estrellas de la tv” que visitan locales bailables de la ciudad, pero a una obra de teatro local o músicos locales con temas propios les dan la espalda una y otra vez.
Sin embargo, hay  como un pequeño público recurrente para cada cuestión artística. Es como que siempre somos los mismos hacedores y público.

-ASD: ¿Se puede hablar de “circuitos culturales” en la Patagonia y si lo hay, existe una interacción o ahí ya se complica más por las distancias?.

-MV: Si, hay circuitos de todo tipo, tamaño y forma, tanto en Patagonia como en todo el país. Los hay por medio del Instituto del teatro, otro más bien comerciales (por medio de productoras que generan eventos). En mi caso no tomo ninguno de estos circuitos, el primero porque es mucho trámite para mi gusto y el segundo porque hoy en día no tengo un producto artístico para ofrecer en ese mercado.

-ASD: ¿Cuál ha sido o es el aspecto que mayor desafío implicó para Kultural 5?

-MV: El desafío más grande que tuve fue poner el techo y los pisos, ya que me estafaron un par de albañiles y tomé las herramientas para construir el espacio.

-ASD: ¿Desde lo artístico de qué manera se vincula el armar, producir, mostrar y difundir? ¿Es posible logra esa complicidad con el público?

-MV: El kultural5 en cierta forma discrimina, ya que solo difundimos por internet (quien no tiene este medio queda afuera);  por otro lado algunos amigos que están en medios gráficos difunden las actividades, por lo que tiene llegada también a personas que no disponen de internet pero creo que en menor medida y los allegados colaboran difundiendo, viniendo, y disfrutando del lugar.

Por lo que sucede artísticamente acá adentro no puedo decir que requiera de un gran esfuerzo ya que las propuestas llegan solas, y luego de unos mates se concretan. No hay mucho trámite ni requerimiento ni nada parecido, solo una propuesta concreta y ya. Lo más costoso es hacer click en los 1400 contactos invitados en Facebook.

Actualmente el Kultural5 está integrado por Marina Muñoz (mi pareja y compañera de Kulturaleadas), Agustina (mi hija) que pierde el acceso a su pieza cuando hay actividad, yo (Marcelo Vázquez) y mi gata La Mini Blanca.

Es muy común escuchar después de algún espectáculo gente que nos aconseja lo que tendríamos que hacer para ganar más, para vender más (“Acá ponés mesitas atornilladas, unos buenos vinos y sabés cómo te llenas…” “Tenés que cobrar el triple, es muy barato, ¿quien te da show, queso y vino por 20 mangos?).

En estos tres años el público tomó como propio el espacio, hay una especie de “Habitué” y creo que se da por la forma simple de hacer las cosas, sin rollos y sin vueltas. También notan que detrás de esto no hay un interés económico y que todo lo que se ofrece es porque nos place ofrecerlo y gozamos de eso y con eso. En este sentido busco satisfacer mis necesidades y si con eso alguien se beneficia también, pues mejor aún.

Quienes quieran conocer más acerca de los eventos y todo lo que se viene pueden hacerlo en  www.kultural5.com.ar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *