El Nacimiento simbólico del Peronismo

17 de Octubre de 1945

"Las patas en la fuente" (1945)
"Las patas en la fuente" (1945)

Al igual que los rituales de tipo religioso, los de carácter político están destinados a generar un sentimiento de pertenencia a una comunidad determinada entre sus participantes.

Perón junto a la figura de Eva  tuvieron la gran capacidad de dar sentido a la lucha por el espacio público de los trabajadores y convertirlo en una conquista no sólo simbólica sino concreta.

Así el 17 de Octubre se convertiría con el correr de los años en uno  de los dos rituales políticos por excelencia del peronismo. Anualmente la clase obrera organizada renovaría  su voto de confianza  y fidelidad con su líder. (La otra fecha convocante  era el 1 de mayo, celebrado con un sentido muy distinto al de su origen verdadero).

La popularidad del entonces Coronel del Ejército comenzó a crecer entre la clase trabajadora tiempo atrás: desde fines de 1943 cuando fue nombrado Secretario de Trabajo y Previsión del Gobierno de Ramírez, allí Juan Domingo Perón acumuló cada vez más poder.

Fue Ministro de Guerra y Vicepresidente de la Nación Argentina, pero como ya mencionamos fue la Secretaria de Previsión, el lugar desde donde logró un fuerte vinculo con los trabajadores.

Desde ese cargo sus  efectos se hicieron sentir muy pronto: abrió el dialogo con los sindicalistas, y desde mediados de 1944 aumentaron los convenios colectivos de trabajo y afiliación a los sindicatos. La oposición de al nuevo líder de la clase obrera no se hizo esperar.

Fue entonces cuando el  9 de octubre, un pronunciamiento militar derivó en la detención de Perón en la Isla Martín García. Los partidarios se movilizaron rápidamente y el 17 de Octubre, en un hecho sin antecedentes, miles de trabajadores exigieron la libertad de Perón.

Cerca del  atardecer del 17 ya era obvio que el gobierno se encontraba en una situación insostenible y  decidió que lo mejor era abrir  las  negociaciones. Perón conciente del poder que tenía  exigió la renuncia de todo el gabinete y su reemplazo por otro que él designaría. El gobierno aceptó los términos y así él accedió a  dirigirse a la multitud concentrada en la Plaza para darles tranquilidad y calmar el panorama.

A las pocas horas, fue liberado y desde el balcón de la casa Rosada saludo a la multitud. Nacía el justicialismo, cargado de representaciones simbólicas. Representaciones que constituirían la mítica del movimiento, la figura de su dirigente como emblema de la justicia social y su protagonismo incuestionable en la historia de nuestro país. Desde su situación privilegiada comunicaba el comienzo de una nueva época.

El primer anuncio que hizo Perón fue su retiro del Ejercito:  “Dejo el honroso uniforme que me entregó la Patria para vestir la casaca civil y confundirme con esa masa sufriente y sudorosa que elabora el trabajo y la grandeza de la Patria. Con esto doy un abrazo final a esa institución que es un puntal de la Patria: el Ejército. Y doy también el primer gran abrazo a esa masa grandiosa que representa la síntesis de un sentimiento que había muerto en la República: la verdadera civilidad del pueblo argentino. Esto es el pueblo”.

Finalmente, solicitó a los trabajadores que utilizaran el día de huelga que la CGT había declarado para el día siguiente para celebrar  “la gloria de esta reunión de hombres de bien y trabajo”. Al terminar  su discurso el líder carismático les pidió a los que estaban allí reunidos se quedaran unos minutos mas para poder “Llevar en mi retina el espectáculo grandioso que ofrece el pueblo desde aquí”.

Día de la Lealtad peronista.
Día de la Lealtad peronista.

Más tarde, el 17 sería -al igual que el 1 de Mayo- reinventado de su sentido inicial –  por medio de un esfuerzo de propaganda política-  lo que originalmente había sido una movilización espontánea de la clase obrera sindicalizada para obligar al gobierno militar a que liberara a Perón y mantuviera los beneficios sociales otorgados por él, fue convertido en un acto de unión entre Perón y el “pueblo”, rebautizado por las palabras de su representante  como el “Día de la Lealtad”.

Daniel James [i] ha enfatizado el alto contenido simbólico de estas manifestaciones en las que  literalmente los trabajadores, (provenientes en grandes  masas  sobretodo de la Pcia de Bs. As) “tomaron” el espacio público urbano por primera vez en la historia del país. En muchos aspectos los eventos del 17 y 18 de Octubre  implicaron un disturbio temporal del orden social.

En relación con lo comentado anteriormente los datos historiográficos revelan que  en algunos casos los manifestantes cometieron actos de violencia contra periódicos de la oposición, estudiantes, clubes de elite y otros símbolos de poder económico o social. Algunos de estos incidentes violentos también fueron iniciados por grupos antiperonistas. Una columna de la organización de extrema derecha Alianza Liberadora Nacionalista, que apoyaba a Perón recibió disparos de armas de fuego desde el edificio del diario opositor Critica, muriendo al menos uno de los manifestantes de la Alianza en el incidente.

En palabras de Mariano Plotkin[ii], el 17 de octubre, por su misma naturaleza, también fijó el tipo de relaciones que Perón tendría con los trabajadores. Después de todo, la primera vez que estos se movilizaban ocupando el espacio urbano y haciendo sentir su presencia, lo hacían para conseguir la libertad de Perón.

La propaganda peronista reformularía los hechos del 17 en función de transformarlos en la fuente originaria de legitimidad de poder de su líder. Ese mismo día Perón había cambiado el sentido de la huelga del 18. En vez de un día de protesta, lo había convertido en un día de celebración que en sucesivas conmemoraciones sería conocido con el nombre de “San Perón”.  (“San Perón” surgió como consecuencia de los cánticos de los manifestantes concentrados que decían “mañana es San Perón, que trabaje el patrón”)


[i] Daniel James, “17 y 18 de Octubre de 1945: Peronismo, la protesta de masa y la clase obrera argentina” en Desarrollo económico N.107, Octubre-  Diciembre 1987.

[ii] Mariano Plotkin, en Mañana es San Perón. Ariel ,1993.


Un comentario acerca de “El Nacimiento simbólico del Peronismo

  1. Que alguno me corrija por favor si me equivoco con referencia a «San Peron». Recuerdo que los años
    que iba a la escuela y estábamos lejos de toda actividad política, esperanbamos que durante el discurso del General en Plaza de Mayo el 17 de Octubre ,la multitud congregada empezara a gritar «Y mañana San Perón, que trabaje el patrón» por que sabíamos que Perón le concedería a los trabajadores feriado el día 18 y entonces no tendríamos clases. Recuerdos de la niñez…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *