Ficción, esa ventana muchas veces democratizadora.

 Solemos entender el arte como esa forma de decir que alguien tiene  a través de  alguna expresión . Al tiempo, otros pueden visualizar  realidades compartidas o no. La literatura es un claro ejemplo que facilita la manera en que aprendemos a construir los conceptos, actitudes y procedimientos necesarios para la vida;  la música, el teatro comunican al igual que la pintura o una fotografía. En este ámbito la educación podría verse como la plataforma que permite decodificar el mensaje y nos daría  las herramientas para cuestionarnos y motivarnos a  imaginar un futuro diferente de esta actualidad que a menudo nos decepciona. 

En este marco de referencia situamos a personas como Alejandro Spiegel y Sergio Saposnic, que con Andamio de Ideas, un equipo de profesionales que desde hace años trabajan en teatro, Tecnología Educativa, recreación, tanto en el marco de la educación formal como en la no-formal  incluyen de una forma más integral el arte , más precisamente de la mano del escenario donde sus  presentaciones ya han recorrido numerosos puntos de nuestro país y lo siguen haciendo. 

Los chicos y el Fierro
Los chicos y el Fierro

“Usamos al teatro como recurso, como herramienta para promover un encuentro lúdico y placentero entre el texto clásico y los chicos. A través del juego teatral diseñamos un puente para abrir el camino hacia el libro, no para anclar significados o imágenes propias del teatro. Lo proponemos como un lenguaje que sume a las ricas e intensas identificaciones que ofrece el libro; como una interacción participativa que facilite las condiciones para el interés, para las ganas genuinas de encontrarse en situación de vivir –leyendo- sus propias aventuras”. 

La importancia  de recurrir a los clásicos en una obra teatral para reinterpretar la realidad más inmediata del niño y los adultos posibilita que ese texto literario adquiera una nueva connotación y pueda ser re interpretada desde otro lugar,  siendo parte integrante del resto de las demás formas humanas de comunicación. “Nosotros, los que hacemos Andamio de Ideas, creemos en estas utopías, creemos en estas posibilidades y para hacerlo, recurrimos a algunos textos, muy precisos y muy especiales (…) Creemos que mezclando – como una pócima mágica- un clásico, un juego, el teatro y la voluntad de compartir una determinada forma de ver y querer una sociedad, tenemos como resultado una oportunidad para divertirse y crecer”. 

En consecuencia podríamos entender que esta forma de sentir el arte de la mano del teatro, los clásicos y las técnicas del clown sería una instancia democratizadora que quiere motivar el gusto y la necesidad de obras de calidad por parte de todos los sectores de la comunidad. 

Tal como comenta el entrevistado para ASD, en el contexto del ámbito educativo las diferentes expresiones del arte son “acomodadas” mayormente en “materias especiales”, las mismas connotan un aspecto secundario, no esencial o  no tanto como las matemáticas, la lengua y, últimamente, la tecnología. Es así como desde esta elección, no sólo las expresiones artísticas sino también sus lenguajes serán incluidas sólo ocasionalmente. 

Para Sergio Saposnic este tipo de decisiones se tornan relevantes si consideramos que existen poblaciones con escaso o ningún poder adquisitivo que posibilite el disfrute de estos bienes culturales en los circuitos convencionales. “Este hecho obviamente profundiza las diferencias. Las urgencias que se viven en el seno de estas familias hacen que los chicos tengan escasas o nulas oportunidades alternativas a la escuela, para conectarse con estas “no urgentes” producciones culturales. De este modo, la no existencia de esta experiencia escolar abre una seria posibilidad para que esos niños desconozcan y, por lo tanto, no usen y no busquen más acercamientos a estos bienes culturales”. 

El fantástico viaje del astronauta argentino
El fantástico viaje del astronauta argentino

Cabe destacar que Andamios de Ideas en este año tan especial para nuestra Patria, quiere dar a conocer  a través de su interpretación :  “El fantástico viaje del astronauta argentino”. Esta ficción,  interpretada en la última Feria del Libro, trata  acerca de un  joven decidido a escribir y a producir su gran obra para el bicentenario.

 Una historia argentina que ocurrirá en algún futuro lejano,  más allá del 2010. Para lograrlo, le pide ayuda a un amigo suyo que le encanta leer y contar historias. Así este astronauta argentino y,  con la participación de los chicos, construirán y actuarán una divertida puesta en la que se encontrarán, entre otros, con el fantasma de Gardel, el Martín Fierro y una  tortuga gigante. 

De esta manera, conjugando humor, imaginación, narración y teatro, chicos y grandes se divertirán a partir de un guión inspirado en una selección de la literatura argentina creada en nuestros primeros 200 años de historia; una producción original, valiosa y atractiva, que también puede inspirar nuevas ficciones.

Porque en definitiva lo que permite la ficción y esta interacción es la posibilidad de abrir una ventana que descubra saber de la existencia de alternativas para pensar y postular manera de imaginar y concretar otras realidades. 

Más de 20.000 chicos que ya han participado de las iniciativas de Andamios de Ideas con las distintas instituciones que los auspician: la UNESCO, Naciones Unidas, GCBA, Embajada de España, Pcia. de Santa Fe y Ciudades Educadoras (España), entre otros además de contar siempre con  excelentes críticas y coberturas de distintos medios periodísticos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *