«Jamás me imaginé que el tiempo me iba a dar la posibilidad de enseñar a leer y escribir a los abuelos»

La alfabetización tiene su día Internacional en Septiembre, mes del maestro, del profesor y los estudiantes. Declarado en 1967 por la ONU y la UNESCO para despertar conciencia en aspectos de educación y desarrollo.

Como dice Paulo Freire la alfabetización es más, mucho más que leer y escribir. Es la habilidad de leer el mundo, es la habilidad de continuar aprendiendo y es la llave de la puerta del conocimieto.

Ana Blanco
Ana Blanco

Ana Blanco docente de la EDJA- EGB Nº 17 charló con ASD para contarnos cómo es la experiencia de enseñar a leer y a escribir a adultos y especialmente al adulto mayor.

“Soy docente desde hace 20 años pero con los abuelos estoy desde hace 7, trabajar con ellos es muy gratificante, si bien  es similar al modo de enseñarle a un niño que está comenzando a escribir, las formas son distintas. Ellos se acercan, ellos quieren aprender, ponen todas las ganas es un aprender mutuo”.

ASD- ¿En qué sentido es un aprender mutuo?

AB- Te asombran  con la sabiduría de la vida que tienen, el hecho de que no sepan leer o escribir no significa que ellos no puedan enseñarte también, a veces te sorprenden. Me satisface enormemente, no imagino la vida sin ir, ellos te esperan por Ej. En el Hogar tengo 8 abuelos y voy lunes, miércoles y viernes. Comparto con ellos mucho y se me hace difícil faltar.  Es un  compromiso muy grande que siento.

Quizá porque hablando con Ana uno entiende porqué los abuelos le tienen tanto cariño, ella rescata el valor del esfuerzo que ponen para aprender, algunos de sus alumnos tienen 80 años y aprender a escribir su nombre es un avance importante en sus vidas.

ASD- ¿Por qué  no habían aprendido antes?

AB- La mayoría me cuenta que toda la vida trabajó  en el campo y por eso no tuvieron oportunidad de estudiar, tienen conocimientos generales, tienen esa sabiduría de vida que muchas veces  te moviliza  con las preguntas que te hacen. Ellos intentan e  intentan hasta que les sale,  preguntan las veces que sea necesario.

ASD- ¿Alguna vez te imaginaste que ibas a tener la tarea de alfabetizar adultos  y sobretodo adultos mayores?

AB- Jamás me imaginé que el tiempo me iba a dar la posibilidad de enseñar a leer y escribir a los abuelos. Me siento parte del Hogar, no me imagino en otro lugar. Los elijo sin dudar todo el tiempo. Es un trabajo que me gusta, con la gente adulta  tenés que estar y tener paciencia pero también es una satisfacción, vos ves el fruto,  es una alegría enorme ver los resultados de su  esfuerzo. (…) Cuando elegí ser docente  lo hice porque siempre me gustó Profesorado de Historia y como  era una carrera más larga, la docencia fue la segunda opción, cuando empecé a ejercer me di cuenta de que era lo mío, ser docente es dar parte de vos,  es dar lo que sabes a los demás.

Es en este sentido donde nos relata el trabajo casi personalizado que hace con los abuelos del  Pequeño Hogar de Puerto Santa Cruz . Ana las tardes que les  da clases lleva una carpeta de actividades para cada uno, según sea la necesidad de cada alumno.

La docente  nos cuenta que a partir de la tarea  que hace con el adulto mayor , hoy tiene un grupo de señoras  que también  trabajan en el hogar y  que actualmente  están estudiando para poder terminar sus estudios,  para poder seguir.  Ellas tampoco faltan y se juntan a trabajar en equipo. “Tengo entendido que esto surge a partir de una inquietud planteada  hacia el Director del Hogar y a partir de allí comienzan las gestiones  de las instituciones involucradas con el Consejo Provincial de Educación de la Provincia”.

La alfabetización es un derecho humano fundamental y una necesidad básica de aprendizaje sin embargo;  aún en estos tiempos existen personas que no tienen esa posibilidad. “No pueden estar tan olvidados por Ej. por estar en el campo, debería haber más preocupación por parte de los Gobiernos” .


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *