LA ABUELA FLORENTINA

Por Graciela Deibe

Abuela Florentina
Abuela Florentina

Ella está presente en casi todos mis relatos sobre Puerto Santa Cruz. Fue la protagonista principal de mi vida infantil en la Patagonia. Nunca voy a olvidar como me llamaba siempre: “Gracielita”, a pesar de que yo ya era una mujer adulta. Su vida no fue fácil, la familia y su trabajo fueron su motor incansable. Vivió 92 años intensos. Había nacido en Pola de Lena, Asturias (España) el 18 de abril de 1912. Hoy, día de su cumpleaños, los que la amamos queremos recordarla desde el corazón.

En el año 1914, huyendo de la 1° Guerra Mundial llega al país con sus padres Ignacio Coto y Antonia Encina. Llegan a Puerto Santa Cruz junto a su hermano Agustín. En 1924 regresan a España, allí nace su hermano Daniel. El hambre, la guerra y la falta de trabajo los hace regresar nuevamente radicándose definitivamente en Puerto Santa Cruz. Allí nacen sus hermanos mellizos: Ignacio y Guillermo. Florentina  se casó con Luis Álvarez, un español radicado en el pueblo. De ese matrimonio nacieron sus hijos Valerio (“Tata”) y Luis (“Lucho).

Querida y apreciada por toda la comunidad. Fue nombrada la pobladora más antigua recibiendo diversos homenajes por parte de autoridades municipales.

La Abuela Florentina, una mujer que contó como uno de sus primeros oficios el ayudar a las parturientas del pueblo con el nacimiento de sus hijos cuando todavía los bebés se tenían en sus propias casas. Fue testigo siendo pequeña de los dolorosos hechos de la Patagonia Trágica. Trabajó en estancias de la zona siendo una jovencita. Junto a su esposo Luis  (llamado “Espingarda”) fueron conserjes de la sede del Club Sportivo.

FLORENTINA1Su casa, cercana a la Comisaría;  fue la factoría donde se producían las tortas de cumpleaños, casamientos y aniversarios, los sándwiches de miga y las masas de hojaldre para todos los acontecimientos sociales de ésa época. Su comedor fue el lugar de encuentro de los pensionistas que encontraban una mesa bien tendida con comida casera, constituyendo un “hogar” para los que estaban solos en el pueblo. Cuando no existían los “Delivery”, ella enviaba las viandas a las casas donde las cocinas permanecían inactivas.

Ferviente católica, fue una colaboradora importante en las tareas sociales y religiosas de la iglesia.

Crió a sus hijos y a sus sobrinos: “Betty”, “Quiquín” y Haydee al quedar viudo muy joven su hermano Agustín.

La vida le fue quitando a sus seres queridos: sus padres; su hermano Daniel , que falleció  tempranamente en la ría Santa Cruz cuando no pudo regresar a la orilla siendo él instructor de natación de algunos jóvenes del pueblo; su hijo “Tata” y su nuera, una bella galesa de Trelew sufrieron un gravísimo accidente dejando huérfana a su hija adolescente. Se fue el Abuelo Luis, su hijo “Lucho”, sus sobrinos “Quiquín” y “Betty”. Con entereza y resignación soportó todas éstas pérdidas.

Con Florentina
Con Florentina

¡Su casa! Era mi segundo hogar; allá soñé muchas  cosas entre las flores del jardín, mientras se oía el trajinar del abuelo Luis en la carpintería de atrás, la acompañaba al gallinero a dar de comer a los pavos, gansos y gallinas. Esa casa que me parecía tan grande, donde la gente siempre recibía el favor que necesitaba con una sonrisa de su parte. Sus pensionistas, las viandas que llevábamos cada día, la mesa grande y bien tendida. ¡Y su cocina!  Cuántas cosas ricas salían de allí para todo el pueblo… Vos siempre presente, me parecías una señora tan mayor en mi pequeñez de niña. Eras “la Abuela Florentina”, mi abuela, una persona sencilla, querible, campechana, servicial, en quien mi mamá encontró una segunda madre y en tu familia, otros hermanos.

 Quiero decirte algo: ¡te quiero, abuela Florentina! Con el mismo amor de niña que cobijaste en tu delantal… Ahora soy una mujer adulta, que se dedica a la docencia, que tiene cuatro hijos a quiénes les habla de vos y de su pueblo, que lucha,   como  cualquier argentino por el pan de cada día en una ciudad de la provincia de Buenos Aires.

Este verano regresé  a Puerto Santa Cruz y un profundo dolor me invadió al ver la desidia de quienes debieron honrar tu memoria: tu jardín bellísimo había desaparecido, tu casa mostraba el paso de los años sin ninguna reparación, tu humilde tumba en el cementerio como casi un ser anónimo, nada te recordaba en el museo. Llamo a la reflexión de aquellos que debieron mantener vivo tu recuerdo. Formaste parte de la generación de pioneros que con su sacrificio y tesón  convirtieron a Puerto Santa Cruz en la bella localidad que es hoy.

El invierno de 2004 la encontró con su salud deteriorada, luego de una delicada operación y sufriendo algunas complicaciones dejó de existir el sábado 12 de junio, a las 22,30 hs en el Hospital Distrital de Río Gallegos.

Los que te conocimos, los que te amamos y respetamos queremos brindarte este sencillo homenaje.

Agradezco al Sr. Raúl Galanes  por los datos aportados.

(*) Graciela Deibe es Profesora de Historia. Nació y vivió parte de su infancia en Puerto Santa Cruz ;  actualmente reside en Pergamino (Prov.Bs As) y desde allí escribe quincenalmente para ASD


7 comentarios acerca de “LA ABUELA FLORENTINA

  1. Graciela:
    Te agradezco tanto este recuerdo para la querida Florentina. Sabés que con Luchito y Mario
    Gómez eramos inseparables. Recuerdo su entereza en Puerto Deseado cuando se nos fué Luchito que
    este 8 de Abril hubiera cumplido 70 años. Tenés mucha razón cuando decís que no se merece el olvido. Un gran abrazo. Marquitos

  2. Cada palabra encierra el homenaje de la verdad sobre la vida de Florentina y de la indiferencia de todo un pueblo para con Ella. Pero es asi, las personas valiosas , las que hacen grande el lugar que habitan siempre tienen el mal pago del olvido de quienes recibieron sus favores.
    El jardin y la quinta de Florentina no supo de abonos quimicos y lucia las flores mas lindas y las verduras mas sabrosas , regadas con su incansable sacrificio cuando los implementos de riego no eran tan tecnologicos y habia que manejarse con zanjas y regaderas ….
    Verdadera impulsora del delivery, como no recordarla con afecto y respeto? Tan activa y participativa como humilde , ya sra. mayor , lejos de apoltronarse participo de cursos en la Escuela de Adultos y se sumo en los actos Patrios , con la energia de esa moza asturiana que llevaba de la mano .
    Hago mi propio mea culpa, soy una mas de los tantos que la dejamos en el olvido …..
    Gracias, Graciela por tirarnos de las orejas …..por hacernos volver la mirada hacia los modelos que jamas debemos olvidar. Florentina es nuestro Capital Historico cercano en el tiempo y en el corazon

  3. Gracias Juan y Marquitos por sus comentarios. Debemos mantener siempre vivo el recuerdo de la Abuela Florentina por haber sido un ser muy querible para todos los que la conocimos y tratamos. Su vida fue un ejemplo de solidaridad para todos aquellos que necesitaban una ayuda. Fue una llamita que alumbró y protegió a cada ser que se le acercó, por eso me dá mucha bronca ese “no- recuerdo” que algunos ejercen con ella, cuando siempre dió mucho más de lo que se le pedía. Simplemente, en mi recuerdo solo pedía : respeto para una Grande. Gracias, nuevamente.

  4. María: mi “tirón de orejas” no es tanto para la comunidad, sino para sus herederos (los nietos) que debieron honrar su memoria. Gracias por tus comentarios tan elogiosos para mi querida Abuela “del corazón”.

  5. GRACIELA :
    REALMENTE ME CAYERON LÀGRIMAS POR TUS PALABRAS,QUE SON VERDADERAMENTE CIERTAS Y ME TRAEN MUCHOS RECUERDOS LINDOS Y TRISTES A LA VEZ.NO QUIERO SER CRUEL PERO DESDE QUE FALLECIO MAMÀ,SIEMPRE ME QUEDÈ CON ELLA Y TUVE MUY LINDOS MOMENTOS SOLOS,COMO PASAR UNA NAVIDAD LOS DOS SOLITOS Y BRINDAR,Y ELLA POBRE SIEMPRE A LA HORA DEL BRINDIS LE LLEGABA SU NOSTALGIA POR TODOS SUS SERES QUERIDOS PERDIDOS…SON MUCHAS LAS COSAS QUE QUISIERA DECIR PERO LAS LEVO EN MI CORAZON….Y GRACIELA TUS PALABRAS MUY MUY EMOTIVAS Y VERDADERAS…ESTUVE 7 AÑOS VIVIENDO CON ELLA DESPUES QUE FALLECIO MAMA,AUNQUE EN LA INFANCIA Y MI ADOLECENCIA SIEMPRE ESTABAMOS JUNTOS.EL AÑO PASADO FUI A SANTA CRUZ AL SEPELIO DE ANA VICTORIA,Y LA VERDAD ME DIO MUCHA TRSTEZA VER LA CASA Y EL JARDIN EN EL ESTADO QUE ESTABA.FUE MUY TRISTE ESTUVE 10 MNUTOS RECORRIENDO LA QUINTA,ENTRE UN SEGUNDO A LA COCINA Y NO QUISE VER MAS…YO EN REALIDAD SOY SU SOBRINO,SUS NIETOS SABEN QUIENES SON .PERO PARA MI ES MI ABUELA NO ,,,TIA ABUELA…Y PORQUE NO…UNA MAMA.LA CASA PERTENECE A SUS NIETOS Y REALMENTE ES MUY TRISTE EN EL ESTADO QUE ESTA.YO HACE 7 AÑOS QUE ME FUI DE PUERTO SANTA CRUZ A LOS 12 DIAS QUE FALLECIO LA ABUELA Y EN LA DESPENSA HABIA DEJADO MUCHOS RECUERDOS FOTOS ADORNOS,NADA DE VALOR SI NO ELEMENTOS QUE TENIAN SENTIMIENTOS ERAN CAJAS Y CAJAS,HASTA EL VESTIDO DE CASAMIENTO DE MAMA Y MAS.BUENO TODO ESO DESAPARECIO…NO SE QUE PASO…GRACIAS GRACIELA POR ESTA PAGINA Y RECONOCIMIENTO.UN ABRAZO CON MUCHO AFECTO…CESAR

  6. Cesar: sos una de las personas que mas valoro por tu amor hacia nuestra querida Abuela Florentina. Me hubiera gustado que ella fuera recordada de otra manera a partir de su partida , pero los acontecimientos se dieron asi, cada uno sabra la responsabilidad que le compete. Este tema lo continuamos via Face, voy a escribirte un mensaje pero ya te digo que te envio un abrazo grandote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *