La huelga…

Por Graciela Deibe.

Eduardo y Nancy Gorbea eran de la ciudad de Santa Fe, habían llegado a Puerto Santa Cruz en la misma época que los cordobeses Ricardo e Irene Fonzo. Los dos matrimonios se instalaron en el lugar porque ellos venían para trabajar en La Anónima.

Los Fonzo: Ricardo e Irene.
Los Fonzo: Ricardo e Irene.

Corría el año 1958, los sindicatos peronistas combatían duro al gobierno del Dr. Arturo Frondizi que no había cumplido su promesa secreta realizada al Gral. Perón de que a cambio de los votos peronistas que le permitirían ser Presidente de los argentinos, él levantaría la proscripción del Peronismo y permitiría el regreso del líder al país. Dicho pacto no fue cumplido por quien alcanzó el rango de Primer Mandatario y por eso los sindicatos desestabilizaban al gobierno con huelgas conflictivas. La de los Bancarios trajo como consecuencia el despido de numerosos trabajadores. En ese momento, tanto Fonzo como Gorbea entran a trabajar en la sucursal del Banco Nación. El primero fue enviado por un tiempo a Río Turbio a cumplir sus funciones laborales, y el segundo a Río Gallegos.
La familia Fonzo se afincó en la provincia mientras que los Gorbea regresaron con los años a su lugar de origen.

Recuerdo la rifa de un auto del Club Sportivo. Papá estaba en la comisión, creo que era el tesorero, era toda una novedad que sortearan un auto, ¡era un premio de mucho valor para aquellas épocas! Estaban todos los del Club muy atentos y ansiosos por saber cual era el número ganador, finalmente se enteran que se lo había sacado la Familia Fonzo. Apenas saben el número, van a la casa a  avisarles y se encuentran con los Fonzo haciendo su vida tranquilamente, ¡totalmente ajenos al revuelo que estaban levantando en el pueblo al ser los ganadores! Los Fonzo… ¡Qué lindos ejemplares de seres humanos! Cordobeses con su tonadita típica, llegaron muy jóvenes a Puerto Santa Cruz, fueron queridos amigos de mis padres. Ricardo e Irene…, ella fue una de las primeras profesoras de Gimnasia en Santa Cruz, creo que la primera, en épocas donde no había gimnasios ni señoras dispuestas a cuidar su cuerpo como se estila hoy en día. Irene, señora pudorosa que no tuteaba a su esposo sin embargo no paraban de tener niños; formaron una familia numerosa. Recuerdo que ella siempre decía con su tonada tan graciosa: “Téngame la niña, Ricky”. Su segundo hijo: Ceferino (el muchacho cargaba con varios nombres en honor a parientes) falleció joven. Se lo recuerda en El Chaltén porque creo que allí era Guarda parque.

 Una familia hermosa que supo ser compañía de mi querida abuela Florentina.

En memoria de Ricardo e Irene Fonzo.


6 comentarios acerca de “La huelga…

  1. Gracias Juan !!!! los Fonzo fueron unos seres humanos maravillosos, quedarán siempre en nuestra memoria.

  2. Siempre los recuero tanto a Ricardo como a Irene, mi vieja trabajaba con ellos, yo me acuerdo de Mechita… Gracias por hacermelos recordar nuevamente…

  3. Recien la vi a la nota.Emocionante trae muchos recuerdos de ellos se los extrañan un monton siempre estaran en mi corazon.gracias de todo corazón…

  4. Le agradezco a Raul su concepto sobre mi recuerdo de Ricardo e Irene Fonzo. Y a Manuel y Pablo, a quienes supongo integrantes de la familia, les quiero decir que mis sencillas palabras nacieron de mi alma impregnada de aires patagonicos ya que naci y me crie en el hermoso Puerto Santa Cruz cuando a falta de familiares cercanos los amigos ocupaban ese lugar, y eso fueron Ricardo e Irene para mis padres: Jorge y Beba Deibe. Un abrazo y muchos saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *