Mi primer acercamiento al Peronismo.

Por Graciela Deibe.

 En mi calle, 9 de Julio, a una cuadra de distancia de donde yo viví, y en la vereda de enfrente a la casa de la Meteorología habitaba la familia de Don Ricardo Rea. Tenía un pequeño camión, se dedicaba a retirar y a repartir las encomiendas que llegaban en los barcos. Su esposa era doña Sara, tenían dos hijas y un hijo. Era una familia numerosa que la mamá trataba de sacar adelante con escasos recursos, recuerdo la olla siempre con unos humeantes y exquisitos guisos. 

La hija menor era mi amiga Sara Beatriz, más conocida como “Chula”. Yo pasaba mucho tiempo en esa casa humilde; jugábamos en un galpón que estaba atrás, allí había unos libros y fascículos editados en el primer gobierno del General Perón con el desarrollo de su pensamiento político y plan de gobierno: la Tercera Posición entre las dos potencias de la “Guerra Fría”, la Justicia Social, la independencia económica a través de sus Planes Quinquenales. Ese material bibliográfico con sus dibujos “Naif” que siempre hojeábamos mostraban la grandilocuencia de un gobierno que en esos momentos estaba prohibido recordar, ni siquiera mencionar. Por eso, Don Ricardo lo tenía arrumbado en un rincón de su galpón.

Ejemplar de la Mundo Peronista.
Ejemplar de la Mundo Peronista 1951-1955.

Años después, como Profesora de Historia lamenté haber tenido en mis manos ese material histórico de primera mano, original y valiosísimo siendo una niña porque ahora ya no está disponible, salvo en algún museo como el de Evita, en un anticuario, “Librería de viejo” del centro de Bs. As. O alguna colección particular.
Don Ricardo Rea resultó ser un simpatizante peronista que debido a las circunstancias políticas de la década del 60 debía reprimir  su ideología y esconder esa bibliografía comprometedora dada la proscripción del Peronismo

La familia Rea ya no vive en Puerto Santa Cruz pero su casa se encuentra tal cual como en aquellas épocas en el mismo lugar.
Y teniendo en cuenta el valor del Trabajo para todos nosotros y para la doctrina peronista: ¡Feliz día para todos!


4 comentarios acerca de “Mi primer acercamiento al Peronismo.

  1. Hola: no recuerdo bien el nombre de la otra calle, pero para que te ubiques: desde el Banco Nación hacia la ría justo dos cuadras y en la vereda de enfrente. Gracias por tu pregunta y saludos.

  2. Graciela: Muy bueno tu recuerdo de una época que fué nefasta para quienes fueron en esos momentos,
    y aún lo siguen siendo, verdaderos Peronistas de Perón y Evita. Pero nó solo Doña Sara y Don Ricardo Rea
    (que con su camión le traía a mi Tío Vicente al almacén la carga que llegaba en los Lucho) tuvieron que esconder los símbolos Peronistas bajo el peligro que representaba la vigencia del decreto ley 4161 que prohibía, con penas de carcel, no sólo la posesión de cualquier material peronista, sino también las pala-
    bras Peron, Evita, Partido Peronista, los símbolos partidarios, etc., también hubo muchos otros, y recuer-
    do algún amigo que tiene el libro editado por Peuser sobre el plan de obras correspondientes al Plan Quinquenal (en el que figuraba el ferrocarril Río Turbio/Puerto Santa Cruz) y otro que aún conserva una de las botellas de sidra que se repartían junto con el Pan dulce para las fiestas de fin de año.
    Yo alcancé a salvar los libros de lectura, demasiado partidistas, que se utilizaban en el primario y que me
    los había dado el Padre Luis Pedotti por que te imaginás que en el Salesiano no se usaron. Vario de ellos
    están comidos por los ratones que no los respetaron donde los tenía fondeados, al igual que dos fotos
    de Perón y Evita que habían pertenecido a la Municipalidad y que encontré una noche todos ultrajados colocados en las rejas que rodeaban en ese entonces el monumento a Piedra Buena. Puede ser que quizá
    llegue a leer quien en Septiembre de 1955 los colocó el destino de los mismos que no vieron la luz del día. Previamente había tenido que retirar del almacén dos tapas de Mundo Peronista que había pegado sobre cartón con la imagen de Perón y Evita y que las tenía colgadas. Posteriormente y a través de Punta Arenas conseguí un ejemplar del libro que escribió Perón en el exilio “La fuerza es el derecho de las bestias” que luego de leerlo fué a parar… al fondo de la letrina. Para conocimiento de Juan, la casa de la familia Rea se encuentra en la esquina de 9 de Julio y Alférez Balestra. Gracias Graciela por haberme hecho revivir una época de ya hace 55 años atrás. Cariños para todos los tuyos, Marquitos.

  3. Marquitos: mis pequeños recuerdos se ven engalanados con tus conocimientos y sabiduría !!!!! Tenés razon es la calle Alferez Balestra. Cuando ví la casa en febrero, la encontré tal cual era en aquellos tiempos !!!!! Fueron épocas duras para los simpatizantes del Peronismo. Te agradezco tus recuerdos e historias. Les mando un abrazo grande a todos los tuyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *