Sobre el pasado y el presente

ipasado y presenteSin mencionar a los innumerables textos que nos permiten llegar a esta conclusión partiremos de un afirmación casi axiomática: la vida de los sujetos humanos se resuelve en un presente constante, las múltiples operaciones y relaciones que constituyen la realidad (como esta se quiera definir) se realizan ahora, por eso resulta imprescindible tratar de introyectar la esencia dinámica del tiempo, pues de otra manera estaremos ausentes del presente, con la mente ocupada constantemente en rememorar un pasado que tiene una particularidad, no existe, no es.

Esta afirmación no supone que no sea imprescindible conocer los procesos históricos que han devenido en este día jueves 28 de enero, pues de otra manera no entenderemos ni siquiera como llegamos aquí, quienes somos, ni en que escenario nos movemos, las razones profundas del presente son el resultado de una línea temporal, no tan precisa como en general suponemos, pero si no conocemos el pasado no entendemos el presente.

Innegablemente la memoria hace a la identidad, pero cuando la memoria deviene en nostalgia, en el deseo irrealizable de que las cosas vuelvan a ser como eran, entramos; no en el ámbito de una poética ; sino en el de una precisa depresión.

Todos tenemos un pasado, y a medida que el tiempo pasa esa línea de memoria se enriquece con hechos memorables o superfluos cuyo significado, en su momento, afectó de alguna manera nuestras vidas, pero nuestra vida es otra cosa, actualidad y presente, nuestro tiempo es la vida y la vida es ahora, que podemos expresarla, esto solo se interrumpe con la muerte, es decir, cuando el presente, para cada uno de nosotros, deja de ser.

Muchas veces escuchamos a personas que viven en el pasado, concretamente en su pasado, sumergidos en una nostalgia que no los libra del presente, preguntándose siempre que hubiera ocurrido si este o aquel acontecimiento no hubiera sucedido, pero los hechos, nos gusten o no, ocurren y son el resultado de la concurrencia de muchos factores, predecibles e impredecibles.

Para quienes se interesan en el pensamiento organizado (y paradojalmente) el mejor modelo que tenemos del universo esta siendo generado por los teóricos del Caos. No es mucho, pero recordemos que la historia humana es, en términos cósmicos, muy pero muy reciente, somos nuevos en esto.

En nuestra profesión, en contacto con toda clase de problemáticas personales, familiares, sociales, nos encontramos muchas veces con que las personas mayores (me cuento en ese rango etario) suelen referir el presente a su pasado, pero ese pasado es una reconstrucción idealizada de un presente que, según recuerdo, era tan incierto, inseguro y caótico como el día de hoy. Y hay algo más importante: el presente es el producto de aquel pasado, el hoy es una consecuencia del ayer y es irreversible, nadie puede decir que no tiene ninguna responsabilidad en el estado de las cosas.

Siempre podemos corregir nuestros errores; en el sentido de intentar no repetirlos; eso se llama aprendizaje, aprender requiere informarse y sobre todo no creer que lo sabemos todo. La edad espiritual no suele corresponder a la edad cronológica, hay adolescentes de 70 años y personas “mayores” de 25.

El futuro es una improbabilidad, pero efectivamente sucede, si vivimos en el pasado nunca estaremos presentes en él. Puedo recordar, no tan bien como Funes el memorioso pero vivamente, una conversación con un amigo en la feria artesanal de Plaza Francia, hacia 1974, pero ambos hechos, mi amigo y la feria Hippie, hace rato que se han transformado en otra cosa y lo que son hoy es aquello con lo que convivo, mi referente inmediato, el tiempo presente: Lo que puedo hacer hoy.

Juan arrechea.


Un comentario acerca de “Sobre el pasado y el presente

  1. Gracias a Dios que la vida es dinamica.Que a veces el pasado ademas de prenda de nostalgia , es tambien marco de referencia , base para…….
    Ahora si este presente se lo debemos a los errores del pasado , no quiero pensar en que se convertira el futuro en vista de nuestro penoso presente ……..
    Como dijo alguie: Si piensas en espinas no camines descalzo…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *