Tan cerquita de Malvinas…

 La mirada de una mujer que ha tenido hijos es especialmente única, Gladis M. Mansilla, “Pichuca” como así la conocen los vecinos de Puerto Santa Cruz tiene grabada en su memoria las caritas de muchos chicos, esos jóvenes  que en 1982 habían llegado al pueblo como soldados para servir a su país en el conflicto de Malvinas.  
Foto: escena de Iluminados por el Fuego.
Foto: escena de Iluminados por el Fuego.

“Como vivíamos cerca del gimnasio, muchos chicos, (soldados)  se acercaban a casa y allí miraban – cuando podían-  la televisión, también se duchaban, yo les cocinaba les poníamos agua para el mate. (…) para ellos mi casa siempre tuvo las puertas abiertas.  Algunos se sentaban y se dormían, eran como hijos y nosotros con mi marido- que también era jefe de manzana-  nos poníamos en la situación de esas familias del norte, que no sabían nada de sus chicos, por eso como teníamos teléfono a veces llamábamos al número que alguno de ellos  nos daba y avisábamos que estaban bien, un poco para darles tranquilidad a esos padres”. 

Al desatarse el conflicto en las Islas, la familia Blanco se mudó a su casa que estaba sobre la calle Frank Lewis, cerca de la Municipalidad, el Gimnasio, la biblioteca, y aunque todavía faltaba terminar de construir, lo hicieron porque se había dado aviso de que aquellas casas que no estuvieran habitadas posiblemente se ocuparían  para albergar al personal de las FFAA próximo a ocupara posición en nuestra localidad. 

“En ese entonces había una necesidad colectiva de ayudar, de querer contribuir, así debía ser como ciudadanos, como argentinos, no era por obligación, era un sentimiento por eso es que en el pueblo durante esa época y después entablamos vínculos muy estrechos con la gente que venía”. 

Cuentan quienes vivieron durante ese  momento en Puerto Santa Cruz, que la población se incrementó considerablemente, y las actividades de la vida cotidiana se desarrollaban con “normalidad” salvo por los llamados “oscurecimientos”, la gente evitaba las reuniones,  se salía sólo  lo necesario porque  el clima no lo permitía (más allá del estado de alerta).

La mayoría de las calles, salvo a excepción de unas pocas asfaltadas, eran de tierra y cuando se escarchaba, caminar era algo peligroso. 

“Se terminaba el horario de escuela y a la casa, no se salía mucho no sólo por la recomendación sino porque ese invierno fue muy frío, además en mi caso  con un bebé y dos nenes más grande era difícil. Afuera los autos tenían  las luces bajas, y estaba todo tapado, las salidas estaban limitadas y para nosotros era habitual, salvo el día que la sirena sonó para anunciar  la alarma roja, en ese momento lo que más recuerdo es que atiné a poner a los chicos debajo de la mesa, pasó todo muy rápido”. 

Pichuca nuevamente hacia el final del relato se pone en la piel de mamá y a modo de reflexión dice emocionada que  hay que volver a darle el lugar que se merece la historia, despertar el interés por las ganas de buscar, de rescatar del recuerdo esas  experiencias de vida que enseñan tanto.  “Es muy triste lo que está pasando, nadie cree en nada; nadie escucha hoy en día, vos hablás y el otro grita encima”… Quizá sea tiempo de ser creativos, repensar la historia con otras voces para que las futuras generaciones crezcan en valores,  respeto, honestidad y sobretodo aprendan a escuchar. 

SB

(*) Testimonio realizado para el Taller de Historia Tercer Ciclo junto al  VGM Prof. Juan Carlos Villalba -IMA PSC-  Como tributo a los pobladores de Puerto Santa Cruz del año 1982, jovenes puertosantacruceños de hoy.


Un comentario acerca de “Tan cerquita de Malvinas…

  1. No viví la Guerra de Malvinas en el pueblo, ya estaba a muchos kilómetros organizando la ayuda a los soldados en la escuela donde trabajo. Los testimonios de Pichuca y de Tito son muy valiosos para mí ya que me permiten vivenciar la experiencia de los pobladores de PSC durante un momento histórico doloroso para mi país. Gracias por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *