Un techo para mi País-Jóvenes comprometidos contra la pobreza.

En nuestro país, el aumento de la pobreza y pauperización de las condiciones de vida de los más necesitados, es directamente proporcional a las ganas y a la motivación de los jóvenes por ayudar.

La solidaridad, en este caso, se plasma en el trabajo de la ONG “Un techo para mí país” que, en su lucha por otorgar condiciones habitacionales dignas a los más necesitados, ya ha construido más de 979 viviendas de emergencia.

un techoPresente desde el 2003 en la Argentina, y con sede en 15 países de Latinoamérica, la ONG destaca en su página web www.untechoparamipais.org : Es una realidad que más de la mitad de la población vive en condiciones de pobreza, Un Techo para mi País – Argentina se generó bajo la consigna de trabajar con aquellas familias que a diario sufren la ausencia de políticas sociales y económicas que le aseguren una vida digna. Nacemos como un espacio que plantea soluciones concretas a problemas concretos. El equipo de UTPMP Argentina se conforma por jóvenes preocupados por la realidad social de su país; jóvenes que participan y se involucran desde un espacio activo en esa realidad; jóvenes responsables y comprometidos con la realidad. UTPMP Argentina tiene como objetivo primordial la concreción de un país más justo, de la mano de una juventud que día a día trabaje desde una conciencia social que signifique acción constante”

ASD dialogó con la Directora de Comunicación de “Un techo para mi país” de Argentina, Fátima Ochoa, quien nos cuenta como nace la ONG: “Un trecho para mi país surge como proyecto en Chile en el año 97. Allá empieza como “Un techo para Chile” y en el 2001, por los terremotos en El Salvador y en el Perú deciden exportar el modelo de trabajo y ahí empieza a extenderse a otros países de Latinoamérica.

ASD: ¿Nace como una iniciativa de los jóvenes?

F. Ochoa: Sí, surge por iniciativa de un grupo de jóvenes que fueron a misionar y construyeron una capilla, y se dieron cuenta que lo mismo que construyeron servía como vivienda para familias que estaban viviendo en pésimas condiciones habitacionales. Hoy en día tenemos organismos internacionales que nos apoyan como el Banco Interamericano de Desarrollo.

ASD: ¿De dónde obtienen recursos para la construcción de las viviendas?

F. Ochoa: El financiamiento corre por parte nuestra. La Organización tiene una casa central que nuclea el trabajo de todos los otros países y se buscan fondos, se reciben donaciones y se realizan eventos de recaudación de fondos. El BID financia una parte del proyecto, sobre todo la segunda parte que es la habilitación social que se centra en un trabajo comunitario una vez que ya se construyeron las viviendas. En esa segunda etapa se trabaja con la comunidad y los distintos jefes de familia en lo que pueden ser planes de oficios, microcréditos..

ASD: Una vez terminada la casa, ¿continúan trabajando con la gente?

un techo construccionF.Ochoa: Nuestro modelo de trabajo empieza con la construcción de viviendas de emergencia. Son casas prefabricadas, básicas que apuntan a solucionar una situación de urgencia de una familia que vive en condiciones poco dignas. Después se apunta a un trabajo a largo plazo, a un cambio estructural en el que se busca que la comunidad se involucre en el cambio

ASD: Poseen datos sobre la situación habitacional de la población más necesitada?

F.Ochoa:   No tenemos datos pero sí sabemos que hay miles de barrios y millones de personas viviendo en condiciones habitacionales poco dignas y nuestro objetivo es terminar con la pobreza en Argentina y falta mucho por hacer poco hay mucho para hacer.

ASD: ¿Como eligen el barrio en el que van a ayudar?

F.Ochoa: El trabajo se centra en buscar barrios marginales en los que haya muchas familias viviendo en una situación habitacional crítica. Se entra a esos lugares por algún referente, alguien de otra ONG o alguien que trabaje con esa gente y se comienza con un proceso bastante largo de encuestas para relevar todo el barrio para buscar cuáles son las familias con mayor necesidad. En base a los datos y a nuestras posibilidades, determinamos a quienes se van a asignarlas viviendas.

ASD: Las casas ¿tienen un costo para las familias?

F.Ochoa: Las familias tienen que pagar el 10% del costo de la vivienda. Lo van pagando en microcuotas que son más o menos de 400 pesos.

ASD: ¿Cuáles son las zonas principales en las que ha trabajado UTPMP?

F.Ochoa: Nosotros trabajamos con 5 sedes en Argentina. La de Buenos Aires, una en Córdoba capital, otra en Río Cuarto, otra en Neuquén y otra en Misiones. El año que viene la idea es estar presentes en todas las regiones del país.

ASD: ¿Tienen pensado llegar a la Patagonia con su ayuda?

Todavía no llegamos,  pero ya lo haremos. Sabemos que la pobreza se extiende cada vez más y si bien todavía no pudimos llegar a todas las provincias, apuntamos a eso.

ASD: ¿El trabajo de UTPMP se sustenta en base al voluntariado?

F.Ochoa: La institución está constituida básicamente por voluntarios más allá de la profesión y para lo que es la primera etapa no se necesita ser arquitecto. El modelo de la casa es muy fácil de construir. En la segunda etapa lo que buscamos es trabajar en conjunto con otras ONG que estén más especializadas en temas como la capacitación en oficios, los microcréditos.

ASD: ¿Cómo llega la gente a ser voluntaria de UTPMP?

F.Ochoa: La verdad es impresionante la cantidad de jóvenes que quieren dar una mano. Tuvimos una construcción en estos días para la que necesitábamos 1500 voluntarios y se anotaron 3500. Eso da la pauta de que las ganas están y el compromiso es muy fuerte. Los voluntarios que llegan por primera vez quedan muy copados y por lo general después quieren participar en el trabajo que es más en el área y en el día a día. Hoy en día tenemos nueve áreas de trabajo y Un techo para mi país se sustenta con el trabajo de los voluntarios que es un trabajo diario y muy comprometido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *