VERANO-INVIERNO

Invierno VeranoEl ser humano es contradictorio por naturaleza. ASD pudo comprobar esta excluyente condición humana al realizar un escueto relevamiento sobre las ventajas y desventajas de la estación del año que estamos cursando –el verano-. Es así como nos dimos cuenta que la sabiduria popular es infinita y que el gataflorismo no respeta sexo ni edad. Ni a hombres ni a mujeres hay traje de baño  o bufanda que les calce bien. 

EL CUERPO PIDE SALSA

Boloñesa en invierno y de mayonesa y alcaparras en verano. Como sea el cuerpo nunca pide el aderezo Light que tanto se promociona con una modelo divina que luce feliz al comer una hoja de lechuga con un menjunje descolorido y con sabor a nada. Lo cierto es que en verano conviene comer livianito…pero así y todo el cuerpo pide helados, frondosos sándwiches con mucha mayonesa, unos tragos bien frescos y unos ricos churros en la playa. La dieta quedará para el invierno….cuando el cuerpo pida unos buenos guisos para combatir el frío. Conclusión: En verano preferimos el invierno, para poder comer sin culpa sabiéndonos protegidos por la enorme campera que esconderá cualquier exceso a la hora del té. 

TIEMPO PARA COMPARTIR EN FAMILIA

“No veo la hora de que se termine el colegio de los chicos, con los horarios, las tareas, las viandas…” Llega el verano y cada día de falta de horarios y de permanente presencia infantil se convierte en un culposo calvario que enfrentamos con la esperanza de que pronto comiencen las clases. La realidad es que la niñocracia que caracteriza nuestros tiempos convierte a los padres deseosos de pasar tiempo en familia, en serviles esclavos de las necesidades infantiles. Los padres modernos deben ser muy rápidos de reflejos y, con paciencia infinita, estar dispuestos a generar entretenimientos cortos y permanentes que eviten el colapso nervioso de los más pequeños. La era del entretenimiento electrónico se encarna en nuestros rápidos, inteligentes, aburridizos y difíciles de complacer infantes. Conclusión. En verano extrañamos el invierno, cuando los chicos se levantan y se acuestan temprano y podemos respirar sin que nos digan “estamos aburridos” 

MAR O MONTAÑA

Para quienes no pueden darse el lujo de combinar ambos paisajes, la disyuntiva es bastante conflictiva si se piensa que las dos opciones presentan numerosas ventajas y desventajas. Cada opción plantea modos de vivir las vacaciones de manera diferente. Quienes opten por la playa deben saber el estilo sun & sand nacional es sinónimo de heladerita, sombrilla, bolso de juguetes de los niños, bolso con varios cambios de ropa (por si llueve, por si hay viento, por si hay mucho sol), litros de protector solar, termo de agua caliente, termo con jugo, galletitas y chocolatada para la tarde, revistas o libros para pasar la tarde y una billetera bastante suculenta para enfrentar a los vendedores de barquillos, barriletes, choclos, collares, pareos, helados, gaseosas, hamacas paraguayas…etc.

La montaña requiere de menos billetera, pero deberá armarse de paciencia para realizar larguísimas caminatas que justifiquen el precio que debió pagar por llegar al lugar. El equipo de montañista también es un tema y si viaja con niños lo más recomendable es, según nuestra humilde opinión, que deje el trekking para cuando sean más grandes o se arrepentirá de haber renegado de la palita y la sombrilla, mientras carga a uno de los pequeños que ya no pueden caminar. Si opta por ir en carpa…mejor váyase a la playa!!!! Conclusión. En verano extrañamos el invierno, por ir a la cama con una buena peli y un tacho de helado, es siempre un buen programa, y no hay que llevar nada!!! 

BRONCEADO CARIBE O PALIDEZ EUROPEA

Contradictorios y culposos!!! Muchos de nuestros relevados confesaron haber visitado al dermatólogo durante el invierno. “Es clarisimo. La única manera de tomar sol de manera saludable es NO TOMANDO SOL”. Así declamaban nuestros amigos al comienzo del verano, su intención de plegarse al ejército de saludables caras pálidas. Hoy, los vemos bien bronceaditos, aunque todavía con algunos manchones en los tobillos y los codos del autobronceante con el que intentaron mantener en pié su rebeldía contra la tiranía del Dios Sol. Conclusión. En verano extrañamos el invierno porque las tortuosas sesiones de fritanga al sol se reemplazan por un rapidísimo touch de colorete. 

AIRE LIBRE O AIRE ACONDICIONADO

En invierno, intentado esquivar el frío con enormes sweaters y encerrados en nuestras casas, añoramos la libertad del afuera. Poder “Salir” y disfrutar del aire libre. El problema llega cuando en verano, la información sobre la sensación térmica era el único dato que nos faltaba para justificar por que sentimos la ropa como tatuada y apenas tenemos energía para esforzarnos en respirar. El inhalar y exhalar se convierte en una actividad física de alto rendimiento mientras apuramos el paso para escapar al aire libre y exageradamente caliente del afuera, implorando por un lugar dotado de aire acondicionado y que sea lo mas pequeño posible….Es mas, si nos ofrecieran quedarnos dentro de una heladera aceptaríamos gustosos.

 

Nuestro contrapunto veraniego invita a los lectores de ASD a compartir sus impresiones contradictorias acerca de las estaciones del año. ¿Es verdad que también Ud. cuando es verano extraña el invierno?


Un comentario acerca de “VERANO-INVIERNO

  1. Prefiero el verano, me siento mejor de ánimo y más contento!! pero es verdad que después de varios días de rutina playera, rezo por un día de lluvia para descansar de los ajetreados preparativos para ir a la playa. También pienso, en ese instante, que un día de lluvia implicará llevar a los chicos al centro y gastar una fortuna en los jueguitos….si, si, ahora que lo pienso, extraño el invierno, tanto como en invierno cuento los días para que llegue el verano….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *